Los electrodomésticos generan la mayor parte del consumo eléctrico de los hogares, alrededor del 55% del total. En un estudio del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) publicado en 2012 se indica que ocupan el segundo lugar en el consumo total de energía del hogar (no solo eléctrico) con un 21,7% del consumo energético.

En los hogares españoles se generan alrededor del 20% del total de las emisiones de CO2 de la economía española (INE, 2015) por lo que la compra de los electrodomésticos nos permite elegir la opción que más respete el clima, que menos emisiones de carbono genere tanto en su fabricación como durante el uso que vayamos a hacer de él.

Conocer el consumo energético es fundamental a la hora de elegir los electrodomésticos. Y la herramienta para hacerlo es la etiqueta energética europea, obligatoria para los principales electrodomésticos como frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajillas, televisores y aires acondicionados. La etiqueta energética nos permite elegir aquellos más eficientes, que consumen menos energía para hacer el mismo trabajo, y que a lo largo de la vida útil del aparato, van a reducir la factura eléctrica.

En porelclima.com se han establecido diferentes criterios que son necesarios cumplir para la inclusión de electrodomésticos en el escaparate.

Se ha tenido en cuenta “la madurez” del sector económico y su valor diferencial respecto al consumo convencional actual.

Se tiene en cuenta también una clasificación mínima de eficiencia energética para cada tipo de electrodoméstico y, adicionalmente, el diseño del producto con pautas de sostenibilidad.

Criterios mínimos para grandes electrodomésticos:

Hornos y cocinas: clasificación mínima de A en la etiqueta energética europea.
Lavavajillas: clasificación mínima de A++ en la etiqueta energética europea.
Lavadoras: clasificación mínima de A+++ en la etiqueta energética europea.
Secadoras: clasificación mínima de A en la etiqueta energética europea.
Frigoríficos: clasificación mínima de A++ en la etiqueta energética europea.
Congeladores: clasificación mínima de A++ en la etiqueta energética europea.

Criterios mínimos para pequeños electrodomésticos:

• Aspiradores: diseñados con criterios de sostenibilidad y de eficiencia energética en su uso.
• Otros productos (secadores, cepillos de dientes, etc.): diseñados con criterios de sostenibilidad y de eficiencia energética en su uso.

Algunos bienes y servicios pueden tener atributos adicionales (sellos y certificaciones ambientales y sociales). De este modo, los consumidores pueden elegir productos que son más sostenibles y responsables. Descarga este documento con los atributos más habituales.


Acepto

Usamos cookies en nuestro sitio Web y herramientas similares para mejorar el rendimiento y la experiencia de usuario.